jueves, 21 de febrero de 2013

Esculturas y música de hace 40.000 años


Nick Conard, el arqueólogo que descubrió el primer arte ‘sapiens’
por Rosa M. Tristán
en  Laboratorio para Sapiens


Corren malos tiempos para la lírica, para la música, para las expresiones artísticas en general, pero sin embargo este tipo de manifestaciones están en la raíz misma de nuestra especie porque nos ayudaron a sobrevivir. Una de las personas que más saben de ello es Nicholas Conard, director del Instituto de Prehistoria en la Universidad de Tubinga (Alemania). Conard ha participado en el hallazgo, en el suroeste de Alemania, de las más primitivas piezas de arte figurativo Paleolítico y de los primeros instrumentos musicales, realizados hace casi 40.000 años por nuestra especie.

2013-02-13-ConardMushkunaAD10.081.jpg
Nicholas Conard. Foto: RMT.

Nick Conard me adelanta en una entrevista en exclusiva algunos de los misterios que aún rodean una explosión creativa que tuvo lugar justo después de que el ser humano moderno llegara a Europa Central. Entonces, pintar, esculpir o tocar la flauta no eran actividades que ayudaran a conseguir alimento, pero dice el arqueólogo alemán que "fue el pegamento social" que ayudó a la especie a fortalecerse.

Para Conard es imposible de decidir cuál de las piezas que ha encontrado es la favorita. "Son muchos los hallazgos memorables en estos últimos años. En Hohle Fels, donde he excavado los últimos años, tenemos piezas espectaculares. Pero, dicho esto, en general soy una persona muy tranquila, que intento analizar las cosas racionalmente. Siempre procuro mantener la moral del equipo en un nivel alto y constante, pero evitando un exceso de emoción ante este tipo de hallazgos".

Será el carácter alemán, porque muchos arqueólogos hubieran perdido la compostura al tener en sus manos, tras permanecer entre 35.000 y 40.000 años enterrada, a la voluptuosa Venus que en 2008 encontró en la Cueva de Hohle Fels, la representación de figura humana más antigua que se conoce; o esa curiosa escultura de un hombre con cabeza de león tallado en marfil de mamut, o las flautas hechas con huesos de buitre y de cisne, primera prueba de una manifestación musical humana; o la hermosa figura de un mamut de esa misma época, hallada en el vecino yacimiento de Vogelherd.

2013-02-13-Imagen1_Estatuillafemenina.jpg
Venus de Hohle Fels, tallada en marfil de mamut. Foto: H. Jensen. Universidad de Tubinga.

Y todo ello ha sido encontrado en Centroeuropa, aunque cuando llegaron a este continente, los sapiens llevaban ya 100.000 años en África, donde no dejaron pruebas de esta capacidad artística. Conard argumenta en esta entrevista que "el arte figurativo sólo surgió en Europa en el contexto de la competencia con los Neandertales, que acabaron por desaparecer. "Los orígenes tuvieron lugar en un contexto en el que los seres humanos modernos habían ganado una ventaja selectiva. Y como el arte y la música son ventajosos, una vez inventados permanecieron como parte de la cultura humana. El yacimiento de Hohle Fels, en el Valle del Danubio, parece ser un lugar donde se produjeron muchas innovaciones hace 40.000 años en este ámbito. Por supuesto, en última instancia lo que cuenta es éxito demográfico de la especie, pero aquellos creadores también tuvieron éxito demográfico", asegura.

2013-02-13-flautaradiodeuncisne.jpg
Flauta radio de un cisne. Foto: H. Jensen. Universidad de Tubinga.

Y continúa: "Lo que nos dicen estas obras es que cuando la especie se expandió por Eurasia Occidental ya estaba organizada en unas unidades bien establecidas, con estructuras sociales fuertes, y eso es muy importante para la supervivencia. El arte y la música son una especie de pegamento social que mantuvieron unidas a las sociedades. Las manipulaciones de este tipo de símbolos permiten la existencia de formas sociales, económicas y demográficas más complejas y eso es beneficioso desde el punto de vista adaptativo", argumenta. Pruebas que se han hecho con las flautas han probado que su música es melódica, en escala pentatónica, y en torno a ella se reunirían los grupos para compartir y disfrutar.

Es más, Conard cree que, aunque la extinción de los neandertales se debió a factores como su nutrición, su salud o las bajas tasas de natalidad "también la presencia de artefactos de carácter simbólico pudieron ayudar a crear un contexto en el que los seres humanos modernos se reprodujeron con mayor rapidez y, de este modo, mantuvieron mayores densidades de población que los Neandertales. Les ayudó a su expansión por el continente". Incluso se han detectado diferentes escuelas artísticas en función de la zona: "Por ejemplo, hay obras de arte de la cultura del Auriñaciense de Suabia que son muestra de un conjunto estilístico muy bien definido. El arte tiene muchas formas y muchos significados diferentes, ninguna explicación es universalmente válida para todas las obras.

El arqueólogo, que trabaja ahora en la publicación de los últimos descubrimientos, en 2012, en los yacimientos de Hohle Fels y Vogelherd y en Irán, viajará el mes que viene a Sudáfrica para trabajar en el refugio de Sibudu, donde se han encontrado los primeros colchones con insecticida de hace 77.000 años. En definitiva, continúa su búsqueda de aquellos momentos de explosión creativa que nos permitieron llegar a ser lo que somos y que nos dicen que el arte y la música no son entretenimientos sino que forman parte de la más pura esencia humana.

Entrevista publicada en Laboratorio para Sapiens.

Follow Rosa M. Tristán on Twitter: www.twitter.com/RosaTristan

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada